Rosas Enrique


México, 1972. Es un artista que explora las conexiones entre arte, ciencia y tecnología con un espíritu renacentista, abarcando campos tan disímiles como la electrónica y la biología. Interesado en el tema del reconocimiento por patrones, al cual la ciencia suele recurrir para descifrar la realidad, su investigación se desarrolla desde un punto de vista particular. Él relaciona los estudios científicos sobre la materia con otros campos esotéricos vinculados a las naciones de “memoria arquetípica” (Carl Gustav Jung) y los descubrimientos de la futurología. Lo innovador de su tesis, no radica en cómo las ideas generan una tecnología específica, sino en cómo este proceso de feedback entre pensamiento y técnica, puede encontrarse desde el gesto integrador de ciertas tradiciones místicas. Así lo explica el propio artista. Al establecer una retroalimentación entre distintas disciplinas y experiencias, toda su obra opera a partir de binomios en yuxtaposición o conjunción; el observador y lo observado, lo individual y lo colectivo, lo natural y lo construido, lo micro y lo macro, etc. Una búsqueda en la que cada elemento se estudia desde la óptica semiótica es decir, un lenguaje que no solo es interpretación si no también producción de sentido. La galería Le Laboratoire organizó la primera exposición individual en México del artista durante el Gallery Week End 2013. También presentó su trabajo durante las ferias ZONA MACO 2014 y 2015. Rosas ganó el Premio Colección Reserva de la Familia 2014 José Cuervo, presentado en octubre pasado en el Museo Jumex. Acaba de presentar su primera exposición individual en un museo mexicano, en el Museo Carrillo Gil.