Pacheco Fernando


Nació en la Ciudad de México en 1959. Cursó la licenciatura de Diseño de la Comunicación Gráfica en la Universidad Autónoma Metropolitana, de donde egresó en 1986. Su inclinación por el dibujo y la pintura se hizo evidente desde entonces y a partir de ese año ha participado en numerosas exposiciones colectivas, en importantes foros a lo largo de la República mexicana, como el Museo de la Ciudad de México; el Centro Cultural Universitario, en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas; la Casa de Cultura José de la Borda, en Taxco, Guerrero; la Galería Libertad, en la ciudad de Querétaro; el Salón de la Plástica Mexicana, en la Ciudad de México o la Universidad Pedagógica Nacional, también en la Ciudad de México, por mencionar algunos. De manera individual, ha presentado numerosas exposiciones, entre las que destacan: Puertas, en el Salón de la Plástica Mexicana (2004); Transiciones, en el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, Campus Estado de México (2004); Simetrías, en el Museo Diego Rivera Anahuacalli (2008); Utopías del orden, en Aldama Fine Art (2009); La paradoja del círculo, en el Centro Cultural Jaime Torres Bodet del Instituto Politécnico Nacional (2011), y Fernando Pacheco, presentada en la Galería Bálsamo, en la Ciudad de México (2012). Su trabajo ha sido distinguido en diversos certámenes de pintura, como Puertas abiertas, en el Salón de la Plástica Mexicana, en la Ciudad de México (2001), que le permitió ingresar como miembro a la selecta lista donde figuran grandes maestros de la pintura mexicana, como Federico Cantú y José Chávez Morado. Pacheco ha sido finalista en diversos certámenes de arte, entre ellos el Cuarto Concurso de Arte “Libertad de Pintura, Escultura y Fotografía”, en la Galería Libertad, en la ciudad de Querétaro (2002), y el Concurso Internacional de Arte Urbano “Arte público y emociones privadas”, Art Fest 05, celebrado en el World Trade Center de la Ciudad de México (2005), cuyo jurado estuvo integrado por prestigiados críticos de arte, como Teresa del Conde. Actualmente Pacheco explora la tridimensionalidad en su trabajo pictórico, a partir de la creación de piezas volumétricas, con la versatilidad que le brindan la madera y el papel sumados a sus técnicas tradicionales, dentro del estilo abstracto tan característico de su obra, en la que persisten texturas orgánicas que se mezclan con su sobria paleta y con efectos visuales conseguidos a través de lo mate y lo brillante. Esta exploración desembocó en la escultura, disciplina que hoy desarrolla a la par de su trabajo en pintura y dibujo, desarrollando fascinantes obras en bronce y madera que reflejan la madurez en su camino como artista plástico.