Le Parc Julio


Palmira, Mendoza 1928. En 1943 ingresó a la Escuela Nacional de Bellas Artes Prilidiano Pueyrredón aunque la abandonó, en el interín pudo observar los murales que Antonio Berni, Juan Carlos Castagnino, Manuel Colmeiro Guimaraes, Lino Enea Spilimbergo y Demetrio Urruchúa realizaban para las Galerías Pacífico en pleno microcentro de la ciudad porteña, por el planteo de tales murales llegó a la intuición de la importancia del espectador. Reanudó sus estudios de bellas artes recién en 1955. Se recibe de la Escuela Prilidiano Pueyrredon junto con Luis Wells y Rogelio Polesello En 1957 se inicia en la realización de una pintura abstractizante. En 1958 becado por el gobierno francés se instala en París en donde, en 1960 fundó el GRAV [Grupo de Investigación de Arte Visual]) al mismo tiempo que se cuenta entre los integrantes del grupo llamado Nueva Tendencia. En 1966 realizó su primera exposición privada en la galería de arte Sage de Howard (Nueva York) después, obtuvo el primer premio de la Bienal de Venecia; en 1967 expuso una de sus principales obras (Desplazamientos) en el Instituto Di Tella de la ciudad de Buenos Aires y participó exitosamente en la exposición Luz y Movimiento realizada por el Museo de Arte Moderno de París. En mayo de 1968 participó de los llamados ateliers (talleres) de las personas, fue expulsado de Francia, obteniendo el permiso de volver a París merced a las protestas de otros artistas e intelectuales. La primera retrospectiva de sus obras ocurrió en Düsseldorf a mediados del año 1972, en 1978 la BBC de filial londinense produjo un film documental sobre su vida y su obra. En 1982 recibió el Premio Konex - Diploma al Mérito como uno de los artistas plásticos más importantes de la última década en Argentina. En 1987 obtuvo el primer premio en la Bienal de Cuenca. La obra de Le Parc fue para su momento aún vanguardista, innovadora, audaz; en ella se utilizan como elementos de la plástica principalmente aquellos que sorprenden o que sugestionan a la mirada -y, a través de ella, al sujeto todo-. Por otra parte, Le Parc busca involucrar absolutamente al espectador dentro de la obra; para ello recurre a iluminaciones artificiales, efectos especulares, reflejos y movimientos; por ejemplo con bandas mecánicas que se mueven por dispositivos mecánicos ocultos, el fluir de líquidos fosforescentes, el movimiento de hilos de nylon, sus esculturas en ciertos casos son genuinas instalaciones que envuelven a los espectadores. Es en los 1960 que Le Parc puede ser considerado tanto dentro del conjunto llamado Op-art como del arte cinético, e incluso del arte conceptual, aunque él intenta transcender tales movimientos y hace, principalmente, un arte experimental.